Comenzando en la cuchillería artesanal: Aceros y sus porques

Bienvenidos a nuestro primer articulo en el blog de La Abadía del Forjador. Quisimos comenzar con una nota que explicara el principio y eje central de lo que se requiere para la cuchilleria: un buen acero.

Aceros y sus porqués

El conocimiento básico de todo cuchillero artesanal y el pilar fundacional de todo lo que pueda llegar a lograr esta basado en un simple concepto: “Conoce tus aceros”.

Saber que tipo de acero tenes entre manos y cuales son sus propiedades mecánicas, te puede llegar a ahorrar muchos dolores de cabeza en procesos como el forjado, el tratamiento térmico o el revenido y te ayuda también a sacar el mejor provecho del material con el que dispones. Pero antes de todo esto, debemos entender porque usamos ciertos tipos de acero en la cuchillería, y para esto, iremos al principio de la cuestión.

Aceros al carbono… La ciencia detrás del nombre

Una afirmación que escuchamos a menudo cuando iniciamos en la cuchillería es algo como “tenes que usar acero con alto contenido de carbono” o a veces, cuando nos disponemos a echar mano de todo material ferroso que tenemos al alcance, nos cruzamos con declaraciones del estilo de “eso no tiene carbono” o “es de bajo contenido carbónico”. pero ¿Cuál es la función del carbono en el acero?, ¿Porque debo tener en cuenta el contenido de carbono en el acero? y más importante aún ¿Cuál es el contenido recomendado para usar en cuchillería?.

Bien, no se los voy a negar amigos, este es un tema extenso. Pero tratare de llevarlo lo mejor posible para que no se nos haga molesto.

Para explicar mejor el porqué del carbono, tenemos que entender algo de química. Todos los materiales que forman este maravilloso universo, está formado por moléculas. Estas moléculas, están compuestas por átomos que determinan al elemento. El espacio entre moléculas (espacio intermolecular) es una de las características que le otorgan ciertas propiedades al material, como por ejemplo: la dureza, la rigidez y la fluidez. Básicamente, los estados a los que está sujeta la materia (sólido, líquido o gaseoso), están determinados por el espacio que existe entre sus moléculas.

Ahora bien, a temperatura ambiente, todos los materiales tienen su propio estado. El caso del hierro es sólido. A mayor temperatura, estos espacios intermoleculares se expanden y las moléculas tienden a tener mayor predisposición a moverse. Esta, básicamente, es la razón por la cual el acero se calienta en la fragua, para que sea más fácil “mover” el acero hacia donde nosotros queramos.

Con esto, cubrimos la parte principal de la lista de conocimientos sobre química que necesitamos saber. Pero aún no resolvimos la cuestión de fondo: ¿Porque debo usar acero al carbono y no cualquier hierro? Bien amigos, esa es la pregunta del millón de australes.

El hierro está formado por una estructura molecular denominada “cristalina”. Lo que significa esto es que, en el estado “normal” de la materia (a temperatura ambiente) el acero tiene una forma de acomodar sus moléculas que es ciertamente prolija y estructurada… Como un diamante! (Si, no tiene absolutamente nada que ver, pero quedaba lindo).

La cuestión con el hierro es la siguiente: Existe un cierto espacio entre sus moléculas, que hace que tenga cierta falta de dureza y rigidez (se acuerdan que hablamos de esto más arriba?) por lo cual, en su estado “puro” (no hay forma de tener hierro puro, pero para los propósitos de esta nota, lo vamos a llamar así), no existe un modo en el cual el hierro pueda proveernos las características que nosotros necesitamos para un cuchillo! pero a no desesperarse, aquí entra a jugar de titular nuestro querido amigo el carbono.

Imagínense que el hierro es como una botella de plástico vacía. Esta botella de plástico vacía, puede ser deformada, ya que en su interior, no tiene nada que vuelva a la botella más dura o indeformable. En esta analogía, la botella representa la estructura molecular del hierro y el interior de la botella es el espacio intermolecular del hierro. Lo que hacemos a continuación es llenar la botella de agua y la tapamos. Se volvió mucho más  rígida ¿no es cierto?. Si, adivinaron, el agua es la analógica del carbono. Kudos para ustedes.

En toda esta historia, el carbono (entre otros elementos) forma una aleación con el hierro, llenando esos molestos espacios que le dan movilidad al hierro, logrando como resultado un material mucho más rígido y tenaz… El acero.

Así como el agua reduce la movilidad del plástico en la botella llenando sus espacios vacíos, el carbono hace lo mismo por el hierro.

Cada elemento en la aleación le otorga distintas propiedades al acero como por ejemplo el cromo, el cual le agrega dureza y resistencia a la corrosión, o el molibdeno que añade tenacidad y el vanadio sumando dureza y resistencia al desgaste a altas temperaturas.

Esto, mis amigos, es el porqué del uso de acero en cuchillería. El acero al carbono tiene propiedades, gracias a su aleación, que el hierro no podría otorgarles ni en su mejor día.

Hemos respondido dos de las tres preguntas en las que hemos basado el artículo, pero nos falta la última y más debatida: ¿Cual es el contenido de carbono que debo tener en mi acero para que sea apto para cuchillería? Bien, no soy un experto, por lo cual iré por la recomendación popular: El contenido de carbono mínimo que nuestro acero debe tener, esta alrededor del 0.6%, menos que eso y tendremos un cuchillo carente de la capacidad de retener el filo. En cuanto al contenido máximo de carbono, es realmente información poco útil, ya que los aceros a disposición del usuario común, rara vez excede el 1% de carbono, como es el caso del acero SAE52100, el cual se usa normalmente para la fabricación de rodamientos.

Como información final para cerrar este artículo, podemos recomendar que siempre utilicen aceros vírgenes (aceros sin procesar) antes que reciclados, pero también va en la capacidad monetaria de cada artesano.

En el próximo capítulo veremos… No se! Me rompí la cabeza para escribir este y ya están pidiendo cosas para el siguiente??

Tranquilos, seguiremos abordando el tema de aceros para tener una mayor comprensión de toda esta locura que es la cuchilleria.

Un abrazo a la distancia y nos vemos en la próxima!